Compartamos almas pensantes

La vida en sí es arte. Comprender, aceptar y no tener miedo. La necesidad de compartir como seres que sentimos. Aquí tenéis a un ser más, ni más ni menos.

En el interior y exterior, en toda su complejidad y simplicidad. Aquí estamos.

La poesía, las historias escuchadas, leídas, narradas. Todo forma parte de lo mismo.

La decisión de crear una página web de acuerdo a tu modo de sentir viene de la necesidad de compartir. Lo importante, siempre hacer partícipe a las demás personas de tus pensamientos e ideas.

Os doy la bienvenida a este blog, no apto para seres racionales aunque igual de bienvenidos. Os doy la bienvenida a este blog donde no cabe la discrepancia.

Este lugar no es para juzgar ni criticar, es para mirarse dentro, a través de los sentimientos de las otras personas. Es para lo inefable. Pero como comprendemos, aceptamos y aun con miedos, pero valientes, dejemos abierta esas mil ventanas donde puede entrar la luz más inesperada y necesaria que nos ilumina en el momento y modo más acertado. Dejémonos llevar por el yo interno y superior. Dejémonos llevar por la intuición.

La decisión de compartir con todas las personas que están leyendo estas líneas y a las que os digo infinitas gracias, es la necesidad de acercarme más profundamente al resto, y por tanto, a mí misma. Continuamos el camino del conocimiento del alma propia que de algún modo forma parte de todas.

Os invito a que compartamos aquí, ya no vivencias u opiniones, que también, sino versos del alma. Versos de los más profundos lugares secretos, donde encontrarnos y sentirnos como en casa en un lugar virtual.

Leámonos pues.